HORA DE CONFESIÓN

Padre, debo confesarle que he cometido los 7 pecados capitales en tiempo récord.

Wow, ¿Y cómo lo has hecho, hijo mío?

Estaba tremendamente envidioso y muy enojado con mi vecino, así que seduje perezosamente a su mujer y me comí toda su comida sin compartirla con nadie. 

Hijo, te has olvidado del peor de todos los pecados capitales: El Orgullo.

¡Ah, no, qué va! y estoy muy orgulloso de lo que he hecho, padre.