ENCUENTROS FORTUITOS

Esto es un hombre en un ascensor y de repente sin querer le da un codazo en la teta a una mujer que también iba en el ascensor.

El hombre: ¡¡Ay, lo siento mucho no era mi intención!!

La mujer: No se preocupe pero, si su pene es tan duro como su codo estoy en la habitación 306.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *